LA MEDIA LUNA CHII

Lógicas geopolíticas, estrategias energéticas y económicas chocan en la disputa por la decisión de intervenir un país que se desangra diariamente.

Por Augusto Scarella Arce

http://augustoscarella.wordpress.com

 Las noticias llegadas desde Siria son cada día más alarmantes. Cientos de muertos en medio de una disputa que pareciera no acabar en donde la comunidad internacional a través del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; prometió frenar. Sin embargo, los miembros del Consejo, con derecho a veto –Rusia y China- aun no se alinean con la mayoría, que incluso ha pedido una intervención militar planteada por Francia, al amparo del capitulo VII de las Operaciones de Paz de la Carta Fundamental del Organismo Internacional.

Entender porque no es posible aún llegar a acuerdo, tras el aparente fracaso del Plan Annan, nos remonta en la historia además de hacernos comprender las lógicas geopolíticas de las potencias en juego.

La Media Luna Chii

Esta teoría relata la creación por parte de Irán de una media luna chií que desestabilice la región liderada por los suníes, sustentado en el hecho de que los actuales dirigentes de ese país pertenecen a una rama radical del Islam. Según sus postulados, la figura chií mesiánica conocida como el 12vo Imán o “Mandhi” (un niño de cinco años y líder espiritual que desapareció en el 941 A.C. regresara a la tierra a impartir justicia islámica en todos los países una vez que la mayoría de la población haya muerto[1].

La caída del actual régimen sirio, desestabilizaría esta media luna, lo cual explicaría el férreo apoyo que Irán y los países que componen la media luna (ver imagen) le otorgan al Presidente Al-Assad.

El Gas

Las potencias mundiales han comprendido que el gas es el combustible del futuro, tras la disminución de las reservas de petróleo y la cuestión ambiental. Es por ello que dos grandes proyectos relacionados con Siria, vienen construyéndose desde hace ya tiempo.

El Proyecto Nabucco, liderado por los Estados Unidos, conecta territorios en permanente disputa, como Líbano y Siria, compitiendo con los dos proyectos de Rusia North Stream y South Stream.

Francia, asimismo, precursora de la solicitud de intervención militar, esconde su ambición de recuperar los territorios perdidos en la 2da Guerra Mundial.  Tras haberse afiatado en Libia, considera el Mediterráneo Oriental como zona de influencia histórica francesa, por tanto actor importante del negocio en ciernes del gas natural.

 La presencia estratégica y el intercambio comercial

Rusia no entregara su aprobación a una ocupación militar de Siria como solución al problema actual antes de asegurarse que sus posesiones y control en el puerto de Tartus se mantengan inamovibles. Tartus es el único bastión ruso fuera de las fronteras de la ex Unión Soviética.

Asimismo, el intercambio comercial con Siria no es menor y es considerado además el mayor receptor de sus ventas armamentísticas.

China, el otro veto en Naciones Unidas para lo que por ahora pareciera ser la única salida viable del tema sirio, con el objetivo puesto en detener la matanza de cientos de seres humanos, no ha dado luces siquiera de aprobar la imposición de la fuerza internacional al régimen. Para China, Siria es sinónimo de materias primas, energía y también receptora de su comercio.

 El Consejo de Seguridad y su participación en el conflicto

El actual Secretario General, que rara vez expresa su opinión en las decisiones que las Naciones Unidas adoptan, manifestó sentirse desilusionado con respecto del lento avance de las negociaciones de las soluciones para imponer en Siria.

Habrá que desgraciadamente esperar que las potencias en disputa mas allá de la propia situación interna siria que pareciera no tener reparo, consensuen un acuerdo que permita una intervención para la detención de la matanza en el desolado país.


[1] Las profecías de Hadith (tradiciones y dichos de Mahoma) sugieren que el Mahdi no volverá hasta que un tercio de la población mundial haya muerto. El Presidente de Irán, es un firme creyente de esta profecía.